¿Cuáles son las causas físicas de la anorexia?
Índice del Artículo
¿Cuáles son las causas físicas de la anorexia?
Predisposición genética
Dieta subóptima
Dieta occidental
 
REVISTA VITAL Número 17 · agosto 1999

Cala H. Cervera (nutricionista ortomolecular)

Hemos tratado el tema de la anorexia durante estos dos últimos meses, a partir de dos libros recién publicados, que narran la enfermedad vivida en primera persona.

Queremos conocer las posibles causas médicas. No tanto psicológicas sino físicas (bioquímicas) que pueden desencadenar esta enfermedad.

Desequilibrios bioquímicos.

Hasta hoy las respuestas a las causas que llevan a una persona a la anorexia: (rechazar el instinto tan básico de comer, que se vea a sí misma distorsionada; que haga ejercicio compulsivamente; que trate a su cuerpo con incesante severidad abusando de laxantes, provocándose el vómito...) tenían una base psicológica. Sin embargo, últimamente se han llevado a cabo investigaciones que sugieren que las causas pueden tener un fuerte componente físico.

Aunque nuestra sociedad, con sus cánones de belleza, juega un papel muy importante en el aumento de la anorexia nerviosa, tenemos que preguntarnos por qué hay personas que sucumben a la dictadura de la moda o entran en la espiral destructora de esta enfermedad y otras no. Tal vez es aquí donde entra el aspecto físico o bioquímico del que la sufre.

El profesor británico de química orgánica, Derek Bryce-Smith, en su libro The Zinc Solution (La solución del zinc), critica la forma en que ciertas enfermedades (entre ellas la anorexia nerviosa) quedan explicadas de esta manera: "todo está en la mente (del paciente)". A este respecto Bryce-Smith dice: "¿Qué es la mente? Un psiquiatra, al que le hiciesen esta pregunta, seguramente respondería: el cerebro. Pero, como sabemos, el cerebro es un órgano físico altamente complejo que responde a mensajes químicos, de forma muy parecida a cualquier otro órgano del cuerpo. Puede ser bien alimentado, mal alimentado o dañado y, por lo tanto, reaccionará en consecuencia".

No hay ninguna duda de que los pensamientos pueden ser suprimidos, alterados, distorsionados según con lo que se alimenta el cerebro. Por ejemplo, el alcohol nos puede hacer sentir tristes, deprimidos, felices sin razón emocional real; los alucinógenos nos pueden hacer ver las cosas irreales; la hormona insulina en grandes o bajas cantidades puede convertirnos en personas irritables, confundidas y desorientadas. ¿Por lo tanto, es tan rebuscado pensar que la anorexia nerviosa pueda ser consecuencia de un desequilibrio bioquímico del cuerpo, que puede alterar la forma en que una persona piensa y se comporta?



 

 

 

Teléfono:    93 451 00 33

email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

Sólo para solicitar horas de visita (no se responderán dudas o se darán consejos).
Sólo para pacientes del área de Barcelona.