Durante el tratamiento de candidiasis vaginal es muy normal que sigan habiendo brotes.

Si la candidiasis ha estado contigo durante años, iniciar un tratamiento no va a eliminarla de un día para el otro. Los brotes pueden seguir apareciendo aunque se irán debilitando, hasta desaparecer.

Mientras tengas un brote mi consejo es que no utilices óvulos ni te pongas nada internamente. Muchas mujeres en cuanto sienten los primeros síntomas se ponen un óvulo por miedo a que si se desencadena el brote, no podrán pararlo. Esto no es así cuando estás en tratamiento.

Cada vez que has utilizado un fármaco (óvulo o pastilla), has bloqueado la capacidad de curación natural del organismo (por eso los hongos han vuelto). Es importante permitir que el organismo vuelva a trabajar libremente.

Con la ayuda de la dieta y fortaleciendo el organismo, el brote remitirá por sí solo y eso creará, no sólo un aprendizaje para tu cuerpo, también, y muy importante, confianza en tu propia capacidad de curación.

Durante el brote, si estás muy molesta, lávate con agua y bicarbonato y ponte aceite de coco o algún otro aceite íntimo natural. Nada más.